lunes, 30 de enero de 2012

Travesera de Montserrat.



Repican las campanas del Monasterio de Montserrat al mismo tiempo que laten fuerte mis pulsaciones, que no deprisa.

De Este a Oeste corriendo por este magnifico lugar, sin más medios que la orientación e intuición.

No conozco el itinerario, ni me importa, porque seguro que cuánto mayor sea el compromiso más intenso será el sabor de la aventura.

Es extraordinario llegar donde uno se propone, tan solo con un par de zapatillas.


Non Stop.

1 comentario:

karkajadas dijo...

Me voy a poner coloraoooooooooo!!!!
Jejejeje...GRACIAS!!! a ti por estar ahi y por ser equipo de apoyo.

Bssoooo!!!!