jueves, 7 de diciembre de 2017

Lupita.


Llevo tiempo desconectado, desenchufado, haciendo mucha montaña, en silencio. Me apetecía.
Tengo la suerte de tener gente estupenda a mi alrededor, a pesar de que durante meses no sepamos nada el uno del otro, los compañeros que fueron y serán.

Y luego está Lupita.
Te echaré de menos amiga. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hostias, me dejas consternado y aunque hace años que ya no tengo animales en casa y habiendo sido criado en compañía de un mono grande __algo que no todo el mundo puede decirlo y haberlo vivido__ siempre me duele cuando alguien sabe que se despide de su pequeño acompañante que normalmente suele estar a los pies de vía esperando
Me hago cargo de tu sentimiento y en ello empatizo con ello
Tal vez porque esa foto lo dice todo; estupenda
Salud y Libertad

Rosana dijo...

Ostras, Alberto... todos la echamos mucho de menos. Me ha emocionado mucho verla en esa foto, acurrucada en su nido de cuerda. Un abrazo, amigo!